Jóvenes Matando Jóvenes

Fluctuat nec mergitur

Siendo este un espacio de observación, de reflexión y discusión, es inescapable el referirnos a los recientes, lamentables y bárbaros acontecimientos terroristas.

El Sinaí, Beirut, París, Mali…

En pocos días y de manera planeada y concertada, la acción terrorista del Estado de Iraq y la Gran Siria, el seudo-califato mejor conocido como ISIS por su acrónimo en inglés, mató a cientos de personas e hirió gravemente a mas. Leer Más

Soy Piloto de Fórmula 1

Sebastian-Vettel-Ferrari-2015-F1-testing-Barcelona-22-886x591

Dedicado al Capitán Ricardo Ortega Romo, mejor conocido en el bajo mundo de la aviación como “Capitán Momo”, quien al mando y en los controles de un Airbus 380, viaja aún más rápido que un piloto de F1.

Y quien sabe mas que yo de esto.

 

“¿Cómo llegué hasta aquí…?

Desde mi infancia he recorrido miles de kilómetros en múltiples carreras, circuitos y autódromos. He conducido karts, motocicletas, autos deportivos, Fórmula BMW, F3, F2… Son incontables las carreras en las que he participado y los autos de competencia que he conducido. Heme ahora aquí, en la cúspide mi carrera, asumiendo los controles del auto de competencia más rápido y más tecnológicamente sofisticado, un auto de la Fórmula 1. Leer Más

Lo Que Sabemos de Ayotzinapa

1. Que la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos es una institución educativa de nivel superior, financiada con recursos del gobierno estatal, cuyo fin explícito y razón de ser es la formación de profesores. Se encuentra en la población de Ayotzinapa, un pequeño pueblo en el Estado de Guerrero. Sus alumnos son hijos de familias pobres de las regiones de La Montaña, la Costa Chica y del centro del estado. Leer Más

El Capitán del Equipo

Hay ocasiones en nuestras historias personales en las que las circunstancias nos juegan situaciones e ironías inesperadas, las que nos llevan a la necesidad de adaptarnos y a enfrentar los retos que se nos interponen. De niño, como todos ustedes, tuve muchos de estos retos, unos pequeños, otros enormes… Recuerdo uno en especial, por sus inesperados acontecimientos.

Estudie la primaria en una escuela pequeña, en la que se impartía una educación de gran calidad, muy personalizada y sustentada en principios y valores. Sin embargo, la “educación física” que se nos proporcionaba era simplemente sesiones aburridas de gimnasia; un día a la semana, íbamos uniformados y corríamos, brincábamos y movíamos los brazos como los molinos de Don Quijote. El profesor de gimnasia, Alfonso, mejor conocido entre nosotros con el apodo de el pongan atención, porque era su grito rutinario y repetitivo, nos impulsaba, siempre con silbato en la boca, a realizar los movimientos, castigando siempre con una simulada dureza a los flojos o torpes. Nunca hicimos algún deporte ni actividad grupal u organizada. Así transcurrió en esta área toda mi primera infancia y la primaria. Leer Más